Se acusaba a nuestro cliente de irrumpir en una casa para robar. Se hallaron sus huellas en una ventana rota, pero no en el interior de la vivienda. Hay que añadir que, en la época de los hechos, nuestro cliente, presa de brotes psicóticos, solía entrar en casas como okupa. La declaración de la doctora que lo trató pudo acreditar los problemas mentales de nuestro cliente. La sentencia, si bien no niega la posibilidad de que nuestro cliente ocupara la casa, no considera que existan pruebas suficientes del robo.

Ver sentencia

2020-06-08T07:43:43+00:00febrero 6th, 2020|