Se acusaba a mi cliente de entrar a robar a un comercio cuando estaba cerrado. Centramos nuestra estrategia en la poca consistencia de la identificación: fue realizada por un agente de policía en un vídeo grabado con teléfono móvil, que a su vez captó las imágenes de una cámara de seguridad del comercio. El vídeo no tenía la calidad suficiente, y además, la descripción facilitada por la agente que dijo reconocer a mi cliente fue demasiado genérica.

Ver sentencia

2020-06-08T07:44:16+00:00febrero 6th, 2020|